INICIO / BIOÉTICA CLÍNICA Y SOCIAL / Salud Mental Infantil, estigmatización e injusticia
La Salud Mental Infantil en Andalucía: la gran cenicienta

Salud Mental Infantil, estigmatización e injusticia

Salud Mental Infantil: Injusticia distributiva, injusticia sanitaria y estigmatización. 

1452771353_195413_1452772083_noticia_normal (1)Creo que la eliminación del estigma que produce la enfermedad mental es una tarea imposible. A su mantenimiento contribuyen, tanto los que decimos luchar contra él, como los que cargados de prejuicios y/u otras necesidades.

En la década de los ochenta se puso en marcha en Andalucía la Reforma Psiquiátrica, una reforma que avocaría al fracaso porque estaba más impregnada, y era prisionera, de un credo doctrinario y partidista, que dotada de los instrumentos de gestión y científicos razonables.

Teniendo en cuenta los intentos realizados en otros países, y sus fracasos correspondientes, la Reforma Andaluza de Salud Mental, fue un experimento no controlado y totalmente improvisado que iría gestando su propio fracaso hasta certificarlo definitivamente con el Decreto 77/2008 sobre las Unidades de Gestión Clínica. Se pasó del pensamiento mágico y utópico de la reforma, a la priorización del ahorro puramente economicista sobre el enfermo mental; el control del gasto se impone a la persona.

denuncio la sobremedicalización de nuestros niños y adolescentes debido a presiones de padres y profesores, así como a las modas diagnósticas y terapéuticas;

En esta conjura participan, no solo los adictos al poder, siempre dispuestos a venderse y a vender a quien se interponga en su camino, sino también las asociaciones que se autodenominan “defensoras” de los derechos del enfermo mental, más de una comprada por el poder político.

  1. LA PSIQUIATRÍA: UNA ESPECIALIDAD ESTIGMATIZADA. ALGUNOS ESTEREOTIPOS

  2. ESTIGMA SOCIAL EN PACIENTES CON TDAH

¿Pero, qué intenta este aparente libelo?. Denunciar:

  • Denuncio ese juego con el enfermo mental que, por un lado se le utiliza como elemento carnavalesco, se  juega con él a representar el “el carnaval de locos” por las calles de Almería, al modo de Jacqueline Verdeaux, que tanto impactó a Foucault y, al mismo tiempo que se le utiliza como mercancía contable;
  • denuncio que actualmente se continúe tratando al enfermo mental como un bicho raro y peligroso que hay que segregar del resto de pacientes;
  • denuncio que a la enfermedad mental se la utilice como oportunidad de negocio de ONGs sumisas al poder político, produciendo un descontrol absoluto sobre la calidad e idoneidad de la asistencia sanitaria;
  • Denuncio que solo los niños y adolescentes infractores puedan beneficiarse de determinadas estructuras que deberían pertenecer al sistema sanitario y no a justicia o a servicios sociales.
  • denuncio que la salud mental infantil sea la cenicienta de la salud mental, como se demuestra con el desmantelamiento progresivo de recursos y la desigualdad entre las distintas unidades de salud mental infantil de Andalucía;
  • denuncio que a los niños y adolescentes, contrariamente a lo que determina la Ley, no se les atiendan en espacios propios y debidamente acondicionados, contribuyendo a la estigmatización y al incremento de la angustia que ya supone en ellos mismos, y sus familiares, la presentación de problema de salud mental;
  • denuncio que cuando se produce una atención urgente por motivos psicológicos o psiquiátricos se le etiquete como “enfermo de salud mental”, etiqueta que no solo estigmatiza, sino que condiciona negativamente las posteriores consultas de urgencia;
  • denuncio la sobremedicalización de nuestros niños y adolescentes debido a presiones de padres y profesores, así como a las modas diagnósticas y terapéuticas;
  • denuncio que, las limitaciones de algunos organismos, fuercen los diagnósticos para que los pacientes en edad escolar puedan acceder a determinados privilegios pedagógicos;
  • denuncio que la comodidad de determinados docentes nos obliguen a medicalizar a los alumnos, como se desprende de que, dependiendo de cada profesor, el alumno sea un problema o no;
  • denuncio que se tenga que prescribir en la infancia y adolescencia medicamentos con mayores efectos secundarios simplemente porque son más baratos;
  • En definitiva, denuncio la banalización y frivolización con la que se atiende a los niños y adolescentes con problemas de salud mental, a pesar del discurso político grandilocuente que solo sirve para engañar a los que, por suerte, no han tenido que enfrentarse con estos problemas.

236 total views, 0 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada
Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie – Paris;
Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie – Paris;
Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

La eutanasia en enfermos mentales no terminales (4): El proceso de toma de decisiones y el control ex ante

Se abordan la libertad de conciencia del médico, la eutanasia en el contexto residencial y …

La eutanasia en enfermos mentales no terminales (3): Exigencias prudenciales

Se exponen las exigencias prudenciales, tanto frente al valor ético de la vida, como  ante …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies