INICIO / TEMAS DE EDUCACIÓN y CASOS CLÍNICOS / Padres y escuela. Algunos consejos para superar la frustración
Joaquín Díaz Atienza
Webmaster: Joaquín Díaz Atienza

Padres y escuela. Algunos consejos para superar la frustración

Queridos padres:

Deseo daros algunos consejos aprovechando el inicio del curso escolar. Me dirijo especialmente a los que tenéis hijos o hijas con problemas de rendimiento escolar. Los voy a desglosar por apartados que considero determinantes cara a que seáis felices y que las presiones escolares del día a día no os fastidien la existencia.

  • Empezaremos por la escuela. Es cierto que no todos los alumnos/as tiene las mismas capacidades, aunque algunos profesores se empeñen en no reconocerlo. Es más fácil echar balones fuera que asumir las propias responsabilidades, unas veces, y otras, por la incapacidad material de dar a cada alumno lo que necesita. Por tanto, no os extrañe escuchar comentarios tales como: “se despista”, “no quiere hacer nada”, “solo interrumpe a sus compañeros”, “debería consultar con el orientador/a”, “puede que tenga un TDAH”, ” a fulanito o fulanita le ha ido muy bien una medicación” etc… Y puede que sea cierto, aunque la mayoría de la veces no lo es.

Si un alumno presenta problemas con el aprendizaje lo más importante es llegar a un buen diagnóstico y el peor procedimiento, aunque necesario, son los típicos cuestionarios y, a partir de ellos, decidir. Ante un niño o niña que no va bien en su rendimiento escolar hay que responder a todas las preguntas siguientes:

  • ¿La familia reúne condiciones de hábitat, motivacionales y hábitos que faciliten la motivación en su hijo?.
  • ¿Desde cuándo presenta los problemas?; ¿se ha evaluado la posibilidad de que tenga algún problema emocional?; ¿algún trastorno específico del aprendizaje: lenguaje, lecto- escritura, motor, procesamiento cognitivo…?. Si estos aspectos no los conocemos, podemos estar exigiéndole de forma excesiva y producir en él o ella  un rechazo o desmotivación por todo aquello que signifique escuela, algo que inevitablemente empeorará el rendimiento. Por tanto, a los profesores les recomiendo que, antes de realizar comentarios negativos, o descalificadores hacia el alumno, se informen exhaustivamente de ello.
  • Profesores, no pongáis la etiqueta, no os precipitéis. Cuando yo estudiaba primaria estaba en “clases de permanencia”, más o menos lo que ahora se llama apoyo. Mi maestro se negó a que yo me presentara al examen de ingreso para realizar el bachillerato. En aquellos tiempos había menos recursos y no se pudo detectar mi dislexia – disortografía, por lo que se consideró que mi inteligencia era bastante limitada, (aunque no se evaluó). Yo, según mi maestro, solo podía aspirar a trabajar en la agricultura. Por ello, ante todo, manifestar al alumno vuestra comprensión y cariño. El alumno/a responde más ante un maestro que confía que ante el que emplea la pedagogía del palo.
  • A los padres: Debéis confiar en vuestro hijos/as. Esta es la premisa básica. No debéis hacer comparaciones con los que van bien, ni con los hermanos. Los hijos sufren, se siente culpables, porque no hay cosa peor para un hijo que el sentirse un inútil, un problema o un estorbo para sus padres. Por ello, darles siempre mensajes esperanzadores. Hacerles sentir que estáis con ellos, que os tiene de su parte.
    • Lógicamente, lo primero que debo es aceptar al hijo que tengo, con sus defectos, con sus limitaciones y con sus dificultades. Debo superar cuanto antes las frustración, como padre o madre, de que mi hijo/a no esté ” a la altura prevista, soñada o deseada”. Asumir esto es muy importante porque nos hace ser realistas y, como comprenderéis, no está mal partir de una base objetiva para que nuestro apoyo obtenga sus frutos.
    • Aquí os dejos los consejos que he colgado en Facebook por si os sirven:
  1. Los hijos/as que estén con medicación (inicio o continuidad de tratamiento). Al principio pueden estar más irritables, más ansiosos, se les puede alterar el apetito y alguno se quejará de dolores de cabeza. En otros, la vitalidad y “alegría” del verano se puede venir abajo, dando la impresión de tristeza. Descansarán peor por la noche. Así que un poco de paciencia, ya que son efectos secundarios habituales y suelen ser transitorios.
  2. Establece una buena rutina de trabajo desde el principio. Un buen horario, aunque con la flexibilidad que, sin que nos “tomen el pelo”, cada uno necesita. Es muy importante ver cuánto es el tiempo de rendimiento óptimo de nuestro hijo/a y, a partir de ahí, establecer los horarios.
  3. Son personas, así que no me los sobrecarguéis de actividades extraescolares agotadoras. Respetad sus gustos y sus capacidades. No merece la pena, ni como padres ni éticamente, tener a un hijo/a amargado. Algunos no somos genios, somos “normalicos” y nos gusta que nuestros padres nos quieran mucho como somos. Lo que necesitamos de ellos es el sentirnos queridos, COMPRENDIDOS Y AMADOS.
  4. No se puede estudiar con móviles. Llegar a un acuerdo con ellos/as para que hagan un uso racional. Aquí es muy importante nuestro ejemplo.
  5. Tienen que descansar y el tratamiento altera la calidad del sueño. Así una buena rutina de levantarse y acostarse. Que no se vayan a la cama sobreexcitados.
  6. Cuando tengan dificultades con las tareas, no les echéis la bronca: mucha comprensión y apoyo. Los mensajes siempre positivos y esperanzadores.
  7. Gestionar bien vuestras emociones negativas (frustración, rabia, desánimo…), son malas consejeras y peores amigas.
  8. Como suelo decir en la escuela de padres: esto es un camino de fondo, una labor que requiere de paciencia, constancia, comprensión, cariño manifiesto apoyo Y TIEMPO. SUERTE A TODOS LOS PADRES Y MADRES. ¡¡Buen curso escolar y ánimo!!

2,137 total views, 0 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada
Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie – Paris;
Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie – Paris;
Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

No todos los profesores comienzan las vacaciones al mismo tiempo

Hay  profesores y alumnos a los que uno tiene que admirar. Profesores que no  trabajan …

La sexualidad ha muerto, ¡Viva la genitalidad!. Sin barreras de edad, de sexo, de especie, de filiación

Padres e hijas, madres e hijos, padres con hijos, madres con hijas, viejos con niñas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies