INICIO / TEMAS DE EDUCACIÓN y CASOS CLÍNICOS / Técnicas para mejorar el aprendizaje escolar en niños con déficit de atención
Déficit de atención y tareas escolares

Técnicas para mejorar el aprendizaje escolar en niños con déficit de atención

 Antes de hablar de déficit de atención, responda a las preguntas ¿mi hijo/a duerme las horas que necesita?, ¿duerme con la TV, con el teléfono?

Uno de los temas más demandados en el Grupo de Padres que se realiza en Jóvenes Solidarios los Millares, se refieren a cómo ayudar a su hijo/a en las tareas escolares, especialmente cómo mejorar la concentración. 

Hoy abordaré este tema de forma sencilla y proporcionando unas normas mínimas que deberíamos seguir en estos casos, padezcan o no un déficit de atención. Debemos tener en cuenta que a determinadas edades los niños se desconcentran con suma facilidad, ya que la atención está muy relacionada con la motivación o interés que se tenga por la tarea y con la neuromaduración. Como comprenderán, durante la edad escolar nuestros hijos no se caracterizan por presentar una motivación especial para realizar las tareas escolares.

Pero ¿qué es la atención?.

Todo el mundo habla acerca de este complejo rasgo cognitivo y no siempre se sabe con suficiente precisión qué es la atención. Podíamos definirla como “el conjunto de procesos cerebrales a través de los que el organismo utiliza diversas estrategia ordenadas y encaminadas a captar información del medio que le rodea”.  Por tanto, la atención es una característica de los seres vivos que les permite su supervivencia, así como el aprendizaje.

Teniendo en cuenta la finalidad de este post, solo definiré dos tipos: la Atención Selectiva y la Atención Sostenida. Se define la atención selectiva como la habilidad para responder a los aspectos esenciales de una situación o tarea y para inhibir la respuesta ante los aspectos o estímulos que no sean relevantes para la ejecución de la misma. Cuanto mejor sea mi capacidad de atención selectiva, más fácil me resultará no distraerme con los estímulos (distractores) que no sean útiles para la actividad que esté realizando en un momento determinado. No todo el mundo tiene la misma capacidad dependiendo de características psicobiológicas personales, de la motivación y del ejercicio de la misma. La atención sostenida se define como la capacidad para mantener la atención durante un determinado intervalo de tiempo. Hay personas con una buena atención selectiva, pero pueden fatigarse excesivamente rápido.

Para los que deseen profundizar algo más en este tema puede acceder a los siguientes posts:

Características del déficit de atención

Cuanto mayores sean las dificultades atencionales del niño, más trabajo le costará desarrollar una estrategia adecuada en la exploración del entorno, con mayor facilidad se verá distraído por los estímulos irrelevantes, mayores dificultades a la hora de organizar en el tiempo y en el espacio las tareas o actividades, mayor dificultad para mantener la ateción en aquellas actividades que sean monótonas.

¿Qué implica estar atento?

Estar atento implica atender las ordenes que se le está dando en relación a la actividad al mismo tiempo que se controlan suficientemente aquellos estímulos que no interesan o son irrelevantes.

Aunque más ligado a la impulsividad, en niños inatentos también suele ser difícil que respondan a otros estímulos e intenten interrumpir la actividad fundamental. Para evitarlo se deben establece estrategias que faciliten la atención sostenida (por ejemplo, utilizar lápices, hacer resúmenes etc..). Cada vez que se distraiga  se lo debemos reseñar con la finalidad de que progresivamente vaya tomado conciencia por él mismo, de sus “despistes”.

¿Qué podemos hacer para mejorar la atención?

Es muy importante conocer a nuestro hijo (o a nuestro alumno) porque la primera tarea que debemos implementar es la organización del tiempo. Esto requiere una organización que tenga en cuenta el horario escolar, las actividades extraescolares y la capacidad que tiene para realizar una tarea de forma eficaz. No olvidar el cansancio, tanto de su hijo/a, como  de ustedes, ya que es muy importante afrontar la actividad sin prisas y sin cansancio. Por supuesto, si el niño estuviera tomando medicación, tener en cuenta la duración del efecto terapéutico de la misma.

Tan importante como la organización temporal, es la organización del espacio. Son consignas “archirepetidas” y, tal vez, las más olvidadas. Hagamos un recordatorio: el niño/a debe tener una mesa específica para realizar sus tareas, debe estar organizada siempre más o menos de la misma manera ya que los cambios significativos actúan como distractores. Antes de comenzar debe organizarse el material necesario para la actividad: libretas, lápices, libros, goma etc..

Otras recomendaciones muy necesarias para obtener éxito son: Durante el tiempo de estudio hay que evitar en lo posible todo tipo de interferencias: ruidos, las salidas y entradas en el lugar de trabajo de personas, ordenadores, teléfono, TV etc. Estas medidas que inicialmente suelen estar controladas externamente, deben ser mantenidas con la finalidad de que su hijo/a vaya internalizándolas para que le facilite cada vez mayor autonomía.

En cuanto al tiempo de la tarea, en los niños con dificultades atencionales, especialmente sostenida, está indicado que realicen poco trabajo y muy frecuente. Conviene que dividamos la tarea en otras más pequeñas. No podemos distribuir el tiempo en función de nuestras necesidades, sino de las posibilidades del niño. Hay que emplear tiempos de atención cortos y adaptados a sus posibilidades cognitivas.

Hay que reforzar a menudo los pequeños avances. Su hijo/a debe tomar conciencia de las mejorías que va experimentando.

Teniendo en cuenta que la atención es una función ejecutiva, debemos ayudarle a entender y planificar la actividad, cual es el objetivo que pretendemos. Vigilar para que no se despiste y reforzarle cuando lo está haciendo bien y no limitarnos a regañarle cada vez que se despista. Enséñele a fraccionar las tareas complejas en otras más sencillas.

LO MÁS IMPORTANTE ES ENSEÑARLE, CON PACIENCIA Y RECONOCIMIENTO, A GESTIONAR SUS DESPISTES, A PLANIFICAR LAS TAREAS, A GESTIONAR EL TIEMPO. Si nosotros persistimos en nuestra tarea, la maduración del sistema nervioso se encargará de ponérnoslo cada vez más fácil. Paciencia, mucha paciencia.

1,754 total views, 2 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirujía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

aprendizaje

Caso clínico: un problema de lecto-escritura con futuro

Lo más importante en los problemas de lecto-escritura (dislexia – disortografía) es actuar a tiempo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies