INICIO / BIOÉTICA CLÍNICA Y SOCIAL / El aborto: un dilema ético metamorfoseado en Derecho Fundamental
Comienza el Derecho a la Vida

El aborto: un dilema ético metamorfoseado en Derecho Fundamental

La Salud Sexual y Reproductiva promulgada por auténticos fascistas instalados en la ONU, y seguida por cada vez mayor número de gobiernos, desprecia al ser humano

Joaquín Díaz Atienza

La exposición que sigue no se fundamenta en ningún credo religioso, ni siquiera deseo analizarlo desde una perspectiva bioética, ni posicionarme sobre el hecho moral o inmoral del aborto. Me limito a reflexionar sobre lo que se llama el derecho de la mujer a decidir cuándo ser madre y, por tanto, no solo decidir el momento en el que se desea ser madre, sino también en determinar cuándo llevar a término, o no, un embarazo.

Los movimientos feministas radicales, también llamados feminazis, no entienden de supuestos, ni de plazos, ni de límites, ni de derechos (excepto los suyos). Les da igual las consecuencias sobre el feto y sobre la pérdida de derechos de los demás ciudadanos y ciudadanas. Su totalitarismo, su egoísmo, su egolatría narcisista, no alcanza a ver más allá de su útero. En el asunto del aborto sólo les importa el derecho a decidir al margen de cualquier otra consideración. Esta posición tan extrema produce preocupación y miedo social porque, una actitud tan exageradamente egoísta, tan insolidaria, y tan poco compasiva toca los límites del narcisismo psicopático y porque conduce a la desintegración del ser humano, tal como antropológicamente lo considera nuestra cultura.

Mi inquietud surge a raíz de la reunión que hace unas semanas ha mantenido en Suiza el Comité de Derechos Humanos  de Naciones Unidas, ha decidido que al feto sólo se le reconoce el DERECHO A LA VIDA, UNA VEZ NACIDO. De nada han servido las protestas de países como EEUU, Polonia, Japón y otros países.

Humanamente hablando, puedo entender que la mujer tenga absoluta libertad para decidir cuándo desea ser madre, puedo entender que, para evitar embarazos no deseados, utilice cualquier método anticonceptivo, puedo entender que es sumamente duro albergar en su vientre el resultado de una violación, que existen situaciones médicas en donde hay que decidir entre la vida de la madre y la de feto; puedo, incluso, entender que no es exactamente lo mismo un embarazo durante las 12 primeras semanas que a partir de la 14 semanas. Lo que no puedo entender es que el derecho a decidir adquiera un valor absoluto y se transforme en el único argumento en la toma de decisiones, sin cuestionarnos científicamente hasta dónde, a partir de una determinada etapa del embarazo, el trueque es sencillamente entre DERECHO A DECIDIR FRENTE AL ASESISANATO. Que prime la libertad individual frente al asesinato no “me parece equilibrado”.

La sinrazón, la locura, llega al extremo de negarle el derecho a la vida  al feto un minuto antes de nacer y no ser considerado un crimen porque ese ser, justo a un minuto, a medio minuto de nacer, no tiene derecho a la vida. Durante un proceso de gestación que dura nueve meses, solo en el último minuto, en el  último segundo, se decide si tiene derecho a algo tan fundamental como la vida.

El aborto ha existido siempre. Por ello, precisamente, todas las legislaciones lo contemplan para facilitarlo o penalizarlo en situaciones concretas. En España fue legal en determinados supuestos y siempre que se realizara dentro de unos límites temporales. Con la Ley Aído, se regula por plazos, aunque en determinadas circunstancia podría realizarse en cualquier etapa del embarazo.  Esta ley fue el resultado de la nueva filosofía abortista de la ONU. Hoy se llega al final de una escalada proabortista que atenta contra los cimientos de  los Derechos Humanos: el derecho a la vida sólo se ostenta una vez se ha producido el alumbramiento.

Psicología fetal.

Se ha terminado el ocuparse del bienestar fetal o, al menos, pierde relevancia. Sólo nos interesará cuando el embarazo sea buscado por la madre y siempre que no se arrepienta en el último momento del paritorio, porque hasta ese preciso momento podría matarlo como matamos una rata.

Sin embargo, la psicología fetal nos indican que la relación madre/hijo NO es pasiva. LA MUJER EMBARAZADA NO ES UNA INCUBADORA QUE ALBERGA DURANTE NUEVE MESES UN AGREGADO  CELULAR  TEMPORAL QUE SE LIMITA A CRECER y al que ella le presta su cuerpo, como un favor que puede dejar de hacerlo porque esa decisión forma parte de un derecho a decidir absoluto e irresponsablemente frívolo.

Las neurociencias han puesto en evidencia que no es necesaria la mielinización para que determinados comportamientos y sentimientos puedan realizarse o experimentarse. De hecho, ya en la semana quinta de gestación el feto es capaz de responder a determinados estímulos con comportamientos reflejos complejos, como son movimientos de cabeza, tronco y extremidades ante la estimulación de la piel. Se puede alegar que no dejan de ser movimientos reflejos, no conductas complejas, y que nos indicarían que estamos ante un ser vivo.

Durante las 9ª y 12ª semanas, ante determinados estímulos provenientes de la madre, o espontáneamente, succiona sus dedos, mueve los labios, abre la boca y da patadas. A partir de este momento el feto es sensible a las emociones experimentadas por la madre y expreimenta dolor.

Podemos afirmar, según los actuales conocimientos de las neurociencias del desarrollo, que a partir de primer trimestre (12-14 semanas) el feto ha desarrollado prácticamente todos sus órganos que lo hacen, REAL Y OBJETIVAMENTE, un ser humano, aunque sea incapaz de sobrevivir fuera de la madre.

Por tanto, más allá de las 14 semanas, indistintamente del credo al que se pertenezca y ateniéndonos exclusivamente a los aportes de la neuro-embriología, la interrupción voluntaria del embarazo, tal como plantea la actual ley, lleva implícito el hecho indiscutible de que interrumpimos voluntariamente”, por parte de la mujer, e involuntariamente, por parte de su hijo, la vida de un ser humano.

Con la norma que incorpora el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, no solo permite a la mujer decidir si aborta o no, sino que la exime de cualquier carga moral y penal a costa de quitarle el DERECHO A LA VIDAD AL FETO HASTA EL PRECISO MOMENTO EN QUE NACE. EL DERECHO DE LA MUJER A DECIDIR SE MANTIENEN HASTA EL ÚLTIMO SEGUNDO DE EMBARAZO.

Algunos ya vaticinan que no está muy lejano el momento histórico en el que   se permitirá el infanticidio, porque el recién nacido no adquirirá el estatus de persona hasta el momento evolutivo en el que se produzca la conciencia sobre sí mismo.

393 total views, 0 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada
Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie – Paris;
Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie – Paris;
Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

La eutanasia en enfermos mentales no terminales (3): Exigencias prudenciales

Se exponen las exigencias prudenciales, tanto frente al valor ético de la vida, como  ante …

La eutanasia en enfermos mentales no terminales (2). Acompañamiento durante el proceso.

El documento propone un acompañamiento del paciente a través de dos trayectorias: la vida del …

2 Comentarios

  1. Joaquín, estoy totalmente de acuerdo con lo que expones aquí. Como decía tanto Petrarca como Valla, los studia humanitatis no solamente hacen personas cultas sino también personas más buenas. Hoy, los gobiernos pasan de los studia humanitatis y ese es el fruto… Me alegro mucho coincidir contigo aunque no es raro si volvemos la vista atrás y escudriñamos en nuestra temprana formación humanística.

    • Efectivamente Mariano, asistimos a una nueva era que los entendidos llaman post-modernidad. Hoy no importa la verdad porque la única verdad es la mía, asistimos al post-humanismo porque él único sujeto con valor soy yo, asistimos al pensamiento líquido porque ya nada es duradero.
      Como comprenderás estamos asistiendo, en definitiva, a una cambio antropológico, en el que los valores derivados de la Ilustración y del humanismo ya no son válidos.
      Sólo nos queda observar … me da la impresión. La información circula por las redes según decide Don Google y otros “lobbies” mediáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies