Marternidad subrogada: ¿qué hacemos con este?

La maternidad subrogada: un debate social polémico

Please follow and like us:

Visitas: 10

La maternidad subrogada: un debate social necesario por sus implicaciones bioéticas: el derecho superior del menor, la posible esclavitud de la mujer y la injusticia social

Joaquín Diaz Atienza (Actualizado, 29/03/2023)

He leído reflexivamente el “Informe del Comité de Bioética de España sobre los Aspectos Éticos y Jurídicos de la Maternidad Subrogada“. He procurado despojarme de mis prejuicios y adscripción ideológica – en la medida de lo humanamente posible-  con la finalidad de impregnarme de todos sus planteamientos, como tabula rasa, como tierra de balbecho que me facilite obtener el mejor fruto de su lectura  .

En este post sólo me limitaré a exponer las repercusiones que origina la maternidad subrogada sobre el bien supremo del menor, porque es lo que fundamentalmente a mí me importa. Infancia desprotegida, sometida al capricho compulsivo de los adultos, a sus experimentos sociales y culturales sin ningún tipo de cortapisa. Vergüenza de la postmodernidad.   Recomiendo a todo aquel que llegue  a este post que lea el informe, ya que analiza en profundidad los pros y contras de un tema de inmensa relevancia ética, social y política, paradojicamente a la frivolidad con la que nuestros políticos de izquierdas y de derechas la  están abordando. Especialmente, y con aparente contradicción,  la derecha. Digo aparente, porque, en el fondo, realizan una lectura simplista del liberalismo que, en nombre de la libertad mal entendida, están cayendo en una falta de compromiso con los neonatos producto de los vientres de alquiler.

El interés superior del menor y maternidad subrogada

a) Vínculo y maternidad subrogada.

Uno de los primeros temas que aborda hace referencia a los cambios que se producen ente la madre y el nasciturus con gran peso en la situación de apego posterior. Los cambios reales, tanto biológicos como psicológicos producidos son los que interpelan a los autores a realizarse la siguiente pregunta: ¿qué debemos considerar con mayor valor ético, y pensado en el superior interés del menor, la gestación- maternidad o la voluntad procreativa?

Conocemos que durante la gestación, la embarazada experimenta una serie de cambios fisiológicos y cerebrales encaminados a favorecer el vínculo con el nasciturus. Son cambios que favorecen la disponibilidad emocional necesaria para asumir la maternidad con éxito. Estos , lógicamente, no se producen en las contratantes o comitentes. Sin embargo, y pensando en el menor, también sabemos que los cambios de la figura de apego son posibles hasta los siete/ocho meses sin que se produzcan graves problemas adaptativos en el niño, siempre que la figura de apego reúna las condiciones afectivas necesarias.

Por tanto, según mi humilde opinión, no es el apego del niño a la madre comitente el principal problema, siempre que reúna las mejores condiciones emocionales para “ser una buena madre”.

b) ¿Existen diferencias entre la maternidad subrogada comercial y altruista?

Depende fundamentalmente de lo que decidamos analizar. En mi caso me interesa resaltar que, si el objeto de la relación entre madre subrogada y comitentes es el niño, entraría dentro del tráfico de niños, incluso en aquella situación en la que no se tenga que pagar. Así se desprendería del “Protocolo facultativo de la Convención de los Derechos del Niño relativo a la Venta de Niños, Prostitución Infantil y Pornografía“.

Del mismo modo, en este tipo de relaciones se produce una cosificación del niño, un objeto que pasa a un segundo plano respecto a la gestante y los comitentes.

Centrando esta reflexión en el menor, como dice el informe, el deseo reproductivo no es garantía de que se priorice el interés supremo del menor. Como explicita el informe ” padres responsables no son quienes tienen el deseo de serlo, sino aquellos que orientan su deseo al pleno desarrollo de sus hijo antes que a su propia satisfacción”.

Por supuesto que la maternidad subrogada comercial incrementa el riesgo de tráfico y cosificación  del niño y además genera una gran injusticia social: sólo podrán acceder a ella quienes dispongan de los medios económicos  necesarios.

Hay que DENUNCIAR por su ilegalidad, que países como España permitan que las Agencias que se están lucrando con este asunto exponga y oferten libremente sus “paquetes comerciales” con el permiso de la administración y sin que intervenga la fiscalía ante tal  infracción. Creo que la ilegalidad tolerada es indicativa de hasta dónde  entre nuestros políticos tienen ya su criterio, sin importarles, especialmente, los aspectos bioéticos, ni de protección del futuro niño.

c) Entre la inseguridad jurídica del menor y la explotación/esclavitud de la mujer.

Si la gestante y los comitentes se ponen de acuerdo antes del nacimiento del niño, los comitentes se apoderan,  en el más amplio y ruin sentido de la palabra, del cuerpo de la madre en una amplio abanico de aspectos: cuántos embriones, selección del número de embriones, la posibilidad de abortos, diagnóstico preimplantatorio,  la posibilidad de no aceptar al recién nacido  si presenta alguna anomalía etc.. Cuando media la necesidad económica de la gestante, su decisión deja de ser libre y se presta a todo tipo de abusos.

Quedan otros aspectos muy importantes, que no abordaré en este post pero que son determinantes. Por ello recomiendo que os leáis  el informe. Nos estamos jugando mucho como seres humanos, como PERSONAS. Las posibilidades del neuromárketing son inmensas porque tocan al hombre humeanus, a las emociones, y las emociones son muy peligrosas para la supervivencia si se quedan huérfanas de su complemento, la razón.

Please follow and like us:

Check Also

foro

La ONU Mujeres, con sus medidas, pone en peligro el desarrollo psicológico de la infancia

Please follow and like us: Visitas: 68 La ONU Mujeres, en sus legítimos deseos de …

Un comentario

  1. Creo que la gestación subrogada ya es imparable, se pongan como se pongan los que están en contra. Es una cuestión de libertad. Nadie obliga a nadie. Quien no quiera que no lo haga pero que no pretenda imponer sus criterios a los demás. Nosotras parimos, nosotras decidimos. Si esto vale para el aborto entonces también vale para la gestación subrogada. También se decía que había que legalizar el aborto porque sólo podían abortar en buenas condiciones las ricas en el extranjero (también iban algunas que no lo eran). Del mismo modo, también hay que legalizar la gestación subrogada porque sólo pueden acceder a ella las ricas/os en el extranjero). También me parece bien que haya una contraprestación económica si así lo deciden libremente y sin ningún tipo de discriminación. Porque hay quienes quieren que las mujeres pobres no puedan gestar, y esto me parece una discriminación para con ellas. Tampoco estoy de acuerdo en que sólo puedan gestar las mujeres que ya tuvieron algun hijo. También me parece discriminatorio. Deben poder gestar todas, aunque sean primerizas. Se llama libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

close

¿Le gusta este post?.. compártalo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

y Politica de Privacidad ACEPTAR
Aviso de cookies