Mis Reyes Magos

El mito, la leyenda de los Reyes Magos es una realidad mágica

Mis Reyes Magos

Una historia real que he intentado mantener viva en  el recuerdo de mis hijos

Conservo una imagen de mi infancia que siempre me ha acompañado durante toda mi vida. Era la noche de Reyes. Esperaba con impaciencia, con ilusión y algo de miedo que llegaran los Reyes Magos. Les había pedido un carro de bueyes de madera. Se acercaba la media noche y no podía dormir. Estaba en alerta  intentado oír el caminar de los camellos y con la esperanza de que se detuvieran en mi casa para depositar mi carro de madera. Yo coloqué los zapatos y el agua en una ventana que daba a la casa de mi vecina. Mi madre preocupada porque yo no me dormía y la ventana estaba justamente en mi dormitorio. ¡Joaquín , duérmete que si no los Reyes Magos pasan de largo!. No podíamos verlos.

Carro de bueyes de madera

De pronto, mi madre  me llama para decirme  que me fueran con ella, ya que los había oído caminar por la plaza del pueblo y si me veían despierto no dejarían mi regalo.

Bajé a la cocina. Pocos minutos después me dice que los ha oído. Presté atención y, efectivamente, yo también escuché el caminar lento de los camellos por mi calle. Segundos después subí a mi dormitorio, luces apegadas, a oscuras. Me acerque con ilusión y miedo a la ventana. Alargué la mano y sentí un miedo intenso. Al alargar la mano para ver si habían depositado mi carro de bueyes, toque la mano del que depositaba en aquel momento el juguete. Bajé corriendo la escaleras. Apenas podía hablar: ¡mama he tocado la mano del rey mago!. ¡A lo mejor no me deja nada!.

Anuncio



Mi madre me tranquilizó, subió conmigo y, efectivamente, allí estaba mi carro de bueyes de madera. La alegría que sentí no puedo describirla, pero os aseguro que me ha acompañado toda la vida.

Yo soy uno de los que cree en los Reyes Magos porque rocé su mano con la mía. Nadie podrá decirme que no fue así. Nadie. A pesar de que mi madre y la vecina reían cuando yo les contaba mi experiencia.

Hoy, ya anciano, quiero agradecer a los Reyes Magos lo bien que me trataron. No sé si fue Gaspar, Melchor o Baltasar. Lo que sí sé es que los Reyes Magos existen porque yo toqué su mano.

 

4,287 total views, 1 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

“Drogas, el Mundo, el Barrio”: un panfleto irresponsable que hará daño a la juventud

obténgalo en PDF No hay mayor mentira que las verdades a medias. Esto es lo …

Jóvenes Solidarios los Millares reinicia el Grupo de Padres

obténgalo en PDF En Jóvenes Solidarios los Millares reiniciamos el Grupo de Padres y Madres …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree - Estoy de acuerdo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies