La sexualidad en los adolescentes: Algo no funciona

INICIO / BIOÉTICA CLÍNICA Y SOCIAL / La sexualidad en los adolescentes: Algo no funciona
Sexualida en la adolescencia

La sexualidad en los adolescentes: Algo no funciona

A pesar de la concienciación por parte de las instituciones y las familias, se han disparado las enfermedades de transmisión sexual en adolescentes

La moral sexual tradicional, que sin ser a veces conscientes, ha predominado hasta la década de los setenta,  se remite a los valores derivados de los diferentes credos religiosos, y no solo a la fe católica, como ligeramente se nos comunica por doquier. Si leemos cualquier artículo sobre sexualidad en el islam, el judaísmo o bastantes de los credos orientales, con pequeñas diferencias todos vienen a valorarla de la misma manera.

En referencia a la pubertad y a la  adolescencia, se ha insistido desde siempre la conveniencia de posponer la primeras relaciones coitales a la consecución de una madurez afectivo-sexual apropiada. Igualmente,  se hacía especial énfasis, en su regulación en cuanto al número de partenaires, evitando de forma activa la promiscuidad.

Actualmente, esto valores tradicionales son ridiculizados, cuando no, tachados como un reducto de la mentalidad irracional y  de la sexofobia religiosa,  o como un instrumento cultural utilizado por el patriarcado para mantener su hegemonía y control sobre la mujer. Esta visión es sostenida, tanto por la ideología de género, como por los documentos publicados por la UNESCO y la OMS, es decir, por la ONU.

No voy a valorar doctrinalmente, ni la ideología de género, ni la moral católica al respecto, ya que no es el objetivo de este post. Sí deseo exponer una realidad epidemiológica que afecta a la población general, aunque especialmente a adolescentes y personas jóvenes, si las comparamos con datos anteriores. Me refiero al incremento preocupante de la enfermedades de transmisión sexual, que no lo explica solo el incremento de las relaciones coitales entre adolescentes cada vez más jóvenes, sino también la experiencia subjetiva que tienen con respecto al riesgo, claramente diferente al de los adultos.

La educación sexual tal como está diseñada, ¿minimiza los riesgos?

Según los datos epidemiológicos de la última Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (1995-2015), parece que cuanto más se ha trabajado en la educación sexual de los adolescentes, no solo no han disminuido las enfermedades de transmisión sexual, sino que la incidencia de estas enfermedades se ha incrementado en aquellas Comunidades Autónomas en las que más recursos se han invertido en ella; Cataluña, dónde los datos epidemiológicos son sumamente preocupantes, Comunidad Valenciana, Navarra y Andalucía.

A continuación expongo los gráficos con los datos respecto a la evolución desde 1995 hasta 2015 (figura 1), infección gonocócica por edad y sexo (figura 2), infección gonocócica por tramos de edad en 2015 (figura 3), infección gonocócica por edad y sexo (figura 4), infección de la sífilis por Comunidad Autónoma (figura 5), casos de sífilis por edad y sexo (figura 6), tasa de incidencia de la sífilis por edad y sexo (figura 7), casos de C. trachomatis por edad y sexo (figura, 8).

Hay que decir que en esta encuesta epidemiológica no se recoge la realidad, ni en cuanto a la variedad de enfermedades por transmisión sexual, ni en cuanto a la incidencia que es bastante mayor de lo que reflejan estos datos. A pesar de la obligación declaratoria de algunas enfermedades de transmisión sexual, ésta no se cumple de forma rigurosa.

PUEDEN AMPLIAR LA IMAGEN

Algunas reflexiones personales sobre este grave problema de salud pública

Quiero introducir mis reflexiones con la afirmación de Arnold Joseph Toynbee uno de los mayores investigadores sobre la decadencia de las civilizaciones y nada sospechoso de ser un católico integrista:

“Una de las causas acelerantes de la decadencia de Occidente es la precocidad sexual, que nos acerca cada vez más a las sociedades primitivas y salvajes que al despilfarrar las energías vitales de las que la juventud es portadora, dificultan la posibilidad de que puedan aplicarse a desarrollar todas las posibilidades infinitas de las que es portador el hombre y en cuya realización estriba el progreso que lleva implícita la evolución de la humanidad”.

 Y es que:

  • Hemos abolido los valores tradicionales sustentados en la responsabilidad y en el respeto a sí mismo, por otros en donde lo que prima es el placer como derecho.
  • Hemos sustituido a los padres como protagonistas de la educación sexual de sus hijos, por una escuela cada vez más ideologizada y postmoderna, en la que el valor supremo es la libertad de acción independientemente de la edad.
  • Las nuevas tecnologías han dado lugar a que niños y niñas cada vez más jóvenes (a partir de los 10 – 11 años) tienen acceso a webs pornográficas en donde se presenta una sexualidad irreal y machista.
  • Se han puesto de moda nuevas formas de vivir la sexualidad que comportan un incremento de los riesgos.
  • Las nuevas políticas, inducen a la promiscuidad dando una información errónea sobre los métodos anticonceptivos y la seguridad que proporcionan. Incluimos al aborto como un método anticonceptivo más.
  • La sexualidad es pura genitalidad y fuente de placer. Ha dejador de tener trascendencia para la madurez y plenitud del ser humano.
  • No se respetan los aspectos de madurez emocional del púber ni del adolescente, a pesar de que en todos los manuales y guías consultados, incluyendo los de la Junta de Andalucía, se explicita que la educación sexual debe respetar la madurez psicológica del alumno.
  • El binomio relación sexual/amor se ha transformado en sexualidad/fuente de placer. La función reproductiva ha dejado de tener valor; más aún, es considerada como una esclavitud para la mujer.

 

3,142 total views, 1 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

El divorcio y los hijos: Tengo una nueva pareja

obténgalo en PDF El divorcio/separación siempre es una situación dramática, tanto para los hijos como …

Qué pasa con Kote Cabezudo y la denuncia por abusos y pornografía infantil

obténgalo en PDF ¿Qué pasa con Kote Cabezudo?. ¿Cuáles son sus influencias? ¿Por qué la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies