Las amistades en la pubertad y la adolescencia: fortalezas y riesgos

INICIO / TEMAS DE EDUCACIÓN y CASOS CLÍNICOS / Las amistades en la pubertad y la adolescencia: fortalezas y riesgos
Las amistades en la adolescencia

Las amistades en la pubertad y la adolescencia: fortalezas y riesgos

Las amistades durante la pubertad y la adolescencia son el crisol en donde se construye la autonomía, la sociabilidad y el yo social

La amistad en la adolescencia está indisolublemente unida al grupo de iguales y a sus dinámicas. Por ello, en este post describimos las características estructurales y dinámicas del grupo de amigos, en primer lugar, y a continuación los aspectos individuales que interactúan con el mismo.

COMPAÑEROS Y/O AMIGOS

Entendemos como grupos formales aquellos que se constituyen en base a un objetivo. Por ejemplo, deportes, montañismo, etc. Es decir, aunque a lo largo del tiempo puedan existir relaciones personales más o menos íntimas, su finalidad es la consecución de unos objetivos en base a los motivos por los que se constituyen.

Los grupos de amigos son considerados como informales, ya que se sustentan en relaciones desinteresadas, se establecen entre sus miembros relaciones de empatía que facilita la comprensión mutua y son acríticos. Suelen ser estables en la medida en que, a pesar de las altas o bajas que se produzcan en su seno, su función de apoyo mutuo les confieren la necesidad de relaciones intensas y duraderas que faciliten la intimidad y la seguridad entre sus miembros. También son dinámicos, en la medida que experimentan cambios adaptativos en consonancia con el cambio de edad de sus miembros y nuevos intereses.

A veces, si un grupo formal se inicia en la infancia y continúa durante la pubertad y la adolescencia, no es infrecuente que se desgaje del mismo un grupo de compañeros y se constituya en grupo no formal, es decir, con las características propias de un grupo de amigos.

GRUPO DE AMIGOS

  • Suelen estar autogobernados y autogestionados, haciendo frente a los constantes conflictos internos que suelen presentar. Viven al margen de los adultos, y, dependiendo de su propia estabilidad/inestabilidad, pueden contactar con otros grupos de riesgo por su significado contracultural y marginalidad, como son la sectas. A veces, la fortaleza grupal se basa en liderazgos autoritarios que exigen sumisión y que ponen en riesgo el desarrollo social y emocional apropiado de sus miembros.

El adolescente encontrará en el grupo de amigos a aquellos con los que sintoniza y empatiza profundamente, aunque también habrá otros miembros de los debe guardarse por ser sujetos disfuncionales.

  • Los intereses que mueven al grupo, y dan cohesión entre sus miembros, suelen ser la sexualidad, el ser aceptados, y que proporcione la necesaria seguridad en una etapa de duelo con respecto a la familia fuente de una gran incertidumbre en el adolescente. El grupo, en este sentido, actúa como contenedor de la angustia y cono instrumento contra la soledad.
  • Es la etapa de las iniciaciones, de los primeros contactos con las drogas, el sexo, de los ensayos de imitación del mundo de los adultos, aunque eliminando todo aquello que no les interesa por considerarlo excesivamente conservador. El grupo es el espacio vivencial apropiado para este tipo de rebeldía en la medida que comprende, permite y no juzga.
  • El grupo de amigos sirve de soporte para cualquier iniciativa ante las rupturas con la infancia y las comprende. Igualmente, proporciona un sentimiento de pertenencia en el que asumen un determinado estatus no siempre desprovisto de tensiones entre sus miembros.

El hecho de que se les asigne un rol a sus miembros facilita que se tome consciencia de su habilidades y competencias, aspectos que facilitan la socialización. El adolescentes aprende habilidades sociales, aprende a negociar, a controlar su ira y gestionar positivamente las frustraciones que conlleva la convivencia.

Uno de los aprendizajes importantes en esta dinámica grupal es producido por la imitación de modelos, apareciendo nuevos comportamientos y desechando aquellos que no son adaptativos.

  • Cuando un grupo de amigos surge de un grupo formal suele ser más homogéneo que cuando son espontáneos. De todas forma, incluso en estos últimos, existen presiones en los procesos de aceptación y rechazo de nuevos miembros.

Suelen estar jerarquizados, existiendo líderes que mantienen la cohesión. Los liderazgos intragrupales proporcionan seguridad al adolescentes frente a la angustia e inseguridad que les produce la ruptura con la familia.

Otros aspectos importante es el culto a la conformidad, adoptan argot, ropas, símbolos distintivos, etc.

Algunos grupos, debido a rasgos de personalidad de sus miembros, se someten al liderazgo de un tirano, siendo unos de los elementos de riesgo más peligrosos para el desarrollo de la autonomía y la sociabilidad.

  • Los grupos de amigos suelen ser unisexuales en sus comienzos para, conformen aumenta en edad, transformarse en grupos mixtos. Esto conlleva nuevas incorporaciones que suponen un momento crítico en su estabilidad. Con las nuevas incorporaciones surgen los celos, las rivalidades, las manipulaciones y conspiraciones. Esta nueva situación suele producir en bastantes casos que el grupo se fragmente en varios subgrupos en base a intereses y afinidades. Pueden surgir grupos con fines prosociales, provocadores, antisociales etc.. Lo cierto es que en el fondo de las nuevas configuraciones lo que rigen su formación es la apetencia por las actividades que se desarrollan. La pertenencia y permanencia a los diferentes grupos está significativamente determinado por las características temperamentales y de personalidad de sus miembros, así como la historia social, escolar y familia de cada uno de  sus miembros.

CARACTERÍSTICAS PERSONALES Y LA AMISTAD

  • Entendemos por amistad “una relación dinámica, sometida a algunas influencias de género que tienen a modificarse a lo largo del desarrollo adquiriendo cada vez mayor intimidad, estabilidad y reciprocidad”.
  • Para que se establezca un vínculo de amistad debe existir la empatía emotiva que suele producir bienestar físico y psíquico por el mero hecho de estar juntos. El vínculo de amistad es una especie de enamoramiento e interdependiente. Por ello, puede ser un factor de protección o de riesgo.
  • La amistad, en la medida de que está libre de condicionamientos externos, permite expresarse tal como uno es, abrirse en totalidad en la medida que se está seguro de la fidelidad, la lealtad y la disponibilidad. Se puede hablar de todo, exponer los “inconfesable” y solo se recibe escucha atenta, compresión exenta de cualquier crítica.
  • Existen algunas características de género: Las adolescentes suele tener su “amiga del alma”, “su hermana”, su alter ego en la que busca confianza, apego e intimidad. Son amistades que se sustenta en el secreto, la confidencia y la empatía. El lenguaje es un instrumento fundamental en la consolidación de la amistad y en la resolución de conflictos. Como en todas las relaciones de amistad, puede ser un factor de crecimiento positivo o lo contrario.

Los adolescentes prefieren al compañero de camino, un camino basado especialmente en la aventura, en el descubrimiento. Los amigos preferidos son los dinámicos, los que presentan iniciativas, los intrépidos. En el adolescentes predomina la acción sobre el lenguaje. Los retos, las aventuras, son elementos psicológicos que contribuyen a superar los miedos infantiles y a consolidad la ruptura con los cuidados maternos.

En esta etapa se deciden todos los temas relacionados con la orientación sexual.

LOS PADRES ANTE LOS AMIGOS

La web All Pro Dad no dan una serie de consejos respecto a qué debemos tener presente los padres  en relación a las amistades de nuestros hijos adolescentes.

De forma muy esquemática, aunque útil, nos recomienda cinco cosas que debemos tener presente:

  1. Procurar conocer a los amigos más cercanos.
  2. Conocer sus actividades favoritas.
  3. Cuando llegue el momento, conocer su relaciones amorosas.
  4. Hay que procurar que nuestra casa sea un sitio, abierto, a donde puedan venir sin dificultades.
  5. Debemos procurar ganarnos el respeto de los amigos de nuestros hijos.

También debemos evitar:

  1. No intentar ser un padre “guay”, que se presenta como si fuera un amigo.
  2. Procurar no arbitrar en sus disputas.
  3. No querer conocer absolutamente todo de ellos (solo lo que pueda resultar peligroso)
  4. No pienses que los adolescentes son tus amigos.
  5. No seas ingenuo. Entre ellos siempre habrá cosas íntimas que no podrás conocer. 

Apoyo bibliográfico:

  • Adolfo Perinat y col. Los adolescentes del siglo XXI. Editorial UOC.
  • Giovanni Tagliaferro. La adolescencia y sus dinámicas. Editorial EDE.
  • Web: All Pro Dad. http://www.allprodad.com

1,972 total views, 5 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

Jóvenes Solidarios los Millares reinicia el Grupo de Padres

obténgalo en PDF En Jóvenes Solidarios los Millares reiniciamos el Grupo de Padres y Madres …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree - Estoy de acuerdo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

y Politica de Privacidad ACEPTAR
Aviso de cookies