La lujuria en la Iglesia, la pederastia y la Ley del Silencio

INICIO / BIOÉTICA CLÍNICA Y SOCIAL / La lujuria en la Iglesia, la pederastia y la Ley del Silencio
Atarse una rueda de molino al cuello y arrojarse al mar

La lujuria en la Iglesia, la pederastia y la Ley del Silencio

La Iglesia o reacciona ante tanto pederasta que alberga en su seno, o desaparecerá definitivamente porque ya no sería la Iglesia

He dudado mucho si escribir o no este post. Finalmente, he decidido hacerlo porque creo que es mi obligación, fundamentalmente, por dos razones: la primera , que me considero católico y, la segunda, que siento un especial rechazo por el abuso sexual a menores, tanto por lo que significa como abuso de poder, como debido a sus desastrosas consecuencias psicológicas, tal como lo he vivido durante mi ejercicio profesional de la psiquiatría infantil .

Si no dijera nada, me sentiría cómplice de la mayor aberración  que ha sucedido, y está sucediendo, en la  Iglesia a la que  hasta hoy pertenezco. También, bastantes de mis publicaciones en el blog abordan la problemática del abuso sexual en general. Por tanto, no se entendería el que no de mi opinión sobre este escandaloso  tema que atañe directamente a mis creencias y a la de otros muchos.

REACCIÓN ANTE LAS PRIMERAS NOTICIAS

Debo confesar que las primeras noticias me parecieron más un ataque contra la Iglesia que un problema profundamente arraigado  en ella y, aún menos, con las dimensiones que presenta. Salieron a la luz casos puntuales de sacerdotes pederastas. Para mí era impensable que estuvieran tan extendidos y que la jerarquía hubiera participado con la ley del silencio a que este asunto tan execrable se extendiera, anteponiendo los intereses de personas  y  la reputación  “de la iglesia” a la obligada reparación de las víctimas. ¿Cómo puede silenciarse un pecado como este?. Es verdad que Jesús predicó radicalmente el perdón, pero también es verdad que dijo “al que escandalice a uno de estos pequeños, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar” (Mt, 18,6 ss).  Yo estoy con esta sentencia de Jesús y no encuentro justificación para nada más. No quiero saber nada que no sea el que estos criminales vayan a la justicia civil.

Mi primeras nauseas se produjeron con las noticias sobre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. Uno de los mayores depredadores  sexuales que ha tenido la Iglesia: pederasta, incestuoso, vivía en concubinato y “nadie sabía nada”. Todo callado y bien callado. Incluso con el silencio cómplice del papa Juan Pablo II quién conocía sus atrocidades a través del entonces cardenal Ratzinger.

Después vinieron los escándalos de Boston, de Irlanda, de Bélgica…  Fue a partir de que todos estos escándalos salieran a la luz, cuando busco información lo más objetivamente posible. Todo se confirma y se amplía con las mafias de comercio sexual y las orgías fundamentalmente homosexuales,  dentro del propio Vaticano.

SITUACIÓN ACTUAL.

La actualidad empieza con la dimisión de Benedicto XVI. Recibe un informe interno que precipita su dimisión ante la impotencia que siente para resolver tanta miseria, tanta podredumbre.

La esperanza llega con el Papa Francisco, especialmente con sus primeras medidas y el anuncio de tolerancia cero frente a los abusos de menores. Sin embargo, sus buenas intenciones se ponen en entredicho ante la postura que adopta frente a los escándalos surgidos en Chile. Da más crédito a obispo Barros  que a las víctimas que incluso insulta. Inmediatamente deriva en otro escándalo cuando la justicia chilena pone en evidencia la perversión de muchos sacerdotes del clero chileno y la ley del silencio puesta en práctica. Aunque ya demasiado tarde, el escándalo ha penetrado en la sociedad chilena, hace dimitir a todos los obispos chilenos en bloque.

Orgías con drogas en el Vaticano, extensión de las denuncias de abusos a menores. Ahora, el informe de la Fiscalía de Pensilvania, el silencio del Vaticano ante este informe, la permanencia del arzobispo  y cardenal de Washington, el  sr. Wuerl que calló gran parte de estos abusos que ahora denuncia la fiscalía, la permanencia en el núcleo duro de poder dentro del Vaticano (el famoso C9) de cardenales con denuncias, como Farrel, Madariaga, Errázuriz, etc…  No parece que lleguen  las medidas absolutamente necesarias que puedan salvar la credibilidad de una jerarquía que ha ocultado miserablemente tanto crimen contra la infancia.

He querido ser breve, no he expuesto ni la milésima parte de lo que podría haber puesto. Solo pretendo manifestar mi más absoluto rechazo a cualquier medida que no sea poner estos casos y los que vengan en manos de la justicia civil, independientemente de las medidas canónica, altamente sospechosas, como ya denunció en la Edad Media San Damián.. Hay que proteger, ante todo a las víctimas, hay que reparar, si es que psicológicamente es posible, el trauma que unos hijos de…  Satanás . le han producido a unos niños y niñas que confiaron plenamente en ellos. Aquí no valen las medias tintas.

Mis lecturas sobre este tema han sido muchas y he procurado que fueran objetivas. Aquí os dejo una muestra de ellas:

 

– Juan Rubio Fernández. La cruzada de Benedicto XVI contra la pederastia en la Iglesia. 2010. Edt. Desclée de Brouwer.

–  Emiliano Fittipaldi. Lujuria. Pecados, escándalos y traiciones en una iglesia hecha de hombres. 2017. Edi. Akal.

– Tratado de San Damián. Volumen II. Tratado VIi. Liber Gomorrhianus o Libro de Gomorra. Edición de  2017.

– Daniel Pittet. Le perdono, padre. Sobrevivir a una infancia rota. Prólogo del papa Francisco. 2017. Edit. Philippe Rey

– Juan Ignacio Cortés. Lobos con piel de pastor. 2018. Edit. San Pablo.

5,197 total views, 13 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

Jornay PM un nuevo fármaco para el TDAH aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los EEUU

obténgalo en PDF Con el Jornay PM se pretende una mejor monitorización del efecto terapéutico …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree - Estoy de acuerdo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

y Politica de Privacidad ACEPTAR
Aviso de cookies