Menos demagogia y más verdad es lo que necesitan los padres sobre el denominado pin parental

INICIO / TEMAS DE EDUCACIÓN y CASOS CLÍNICOS / Menos demagogia y más verdad es lo que necesitan los padres sobre el denominado pin parental
Con mis hijos no te metas

Menos demagogia y más verdad es lo que necesitan los padres sobre el denominado pin parental

Spread the love

Pin parental: Los padres tienen el derecho a conocer qué significa y qué contenidos se enseñarán a nuestros hijos con el programa propuesto por el nuevo gobierno. Tienen qué decidir

El debate surgido con las afirmación de la ministra Isabel Celaa, “no debemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres”,  está más que justificado en una sociedad democrática y plural ideológicamente como se supone que, hoy por hoy, es España. Efectivamente, los padres no son propietarios de sus  hijos.

Los gobiernos cambian dependiendo del voto de los ciudadanos. Es justamente por ello, que ningún gobierno está legitimado para imponer sus ideología sobre valores fundamentales a través de la escuela pública y en contra de los valores que los padres desean inculcar a sus hijos.

En la afirmación “los hijos no pertenecen a los padres”, si se entiende como el que posee un objeto, es absolutamente cierto. Los padres, de igual manera que los hijos, tienen derechos y deberes (art. 155 del CC). En este sentido, lo que “olvida” la ministra es que la patria potestad pertenece a los padres y esa patria potestad les autoriza legalmente para ejercer esos derechos y deberes con respecto a los hijos (art. 154 del CC). Uno de los derechos hace referencia a la educación, en absoluta armonía con lo estipulado en el art. 27.3 de la Constitución Española.

[pullquote]O vamos hacia el pensamiento único y aceptamos que los gobiernos de turno se metan en la mente de nuestros hijos, o estamos por la libertad y la diversidad y nos ocupamos los padres de su educación respetando lo obvio: que la sociedad en plural y debería seguir siéndolo[/pullquote]El problema de lo que se intenta imponer desde el Ministerio de Educación  a través del Ministerio de Igualdad, es la ideología de género que supone un paso más y radicalización de la perspectiva de género. La ideología de género contiene como objetivos estratégicos la destrucción de la familia, la religión, la destrucción de la verdad científica sobre el sexo biológico contraponiéndolo al género, mediante el cual se enseña que cualquier niño puede elegir entre más de 100 tipos, ya que el sexo biológico sería un puro accidente que no tiene nada que ver sobre lo masculino o femenino que es algo culturalmente asignado durante el nacimiento.

Los valores relacionados con la sexualidad, con la responsabilidad social y los relacionados con el respeto y la tolerancia a la diversidad es competencia de los padres según se contempla en la Constitución Española. Si se diera el supuesto que algunos padres van en contra de unos valores universales en relación al respeto debido a los demás, a la tolerancia de la diversidad, se debería valorar la indicación de que esos padres asistan a talleres pertinentes y, si persisten en su empeño de educar a sus hijos en la irresponsabilidad y en el odio a lo diferente, para ello el Estado puede retirar la guardia y custodia. Esto no debería de sorprendernos porque ya se realiza cuando se dan situaciones de negligencia o maltrato en el ámbito familiar.  

¿Por qué se focaliza la discusión sobre la educación afectivo sexual que se propone desde el actual gobierno y que ha dado lugar al pin parental?

Porque la educación afectivo sexual se fundamenta en la conocida ideología de género. Esta ideología propone como verdades universales aspectos muy controvertidos e ideologizados y no sustentados en la evidencia científica. Repasemos brevemente estos aspectos:

Género: No se refiere al respeto debido a las personas con diferentes orientaciones o identidad del sexo binario. Aquí lo que se impone es la afirmación de que el sexo biológico no es relevante. Lo que define al individuo es el género y este es elegido por los individuos de forma “libre”, completamente desligado del sexo biológico. Se han descrito más de 100 géneros diferentes.

Educación afectivo-sexual:  El sexo es una fuente de placer sobre la que debe primar lo que deriva del instinto. Hay que dejar, incluso favorecer, la libre expresión de esos instintos, sin ningún tipo de interferencia. Para prevenir los aspectos negativos de la promiscuidad y la diversidad en el tipo de actividad sexual (relaciones homosexuales, heterosexuales, bisexuales, zoofílicas, etc.) se proponen medios preventivos: el aborto, utilización de preservativos, la píldora pro-abortiva “del día siguiente”, consultas especializadas en Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Esta expresión sexual instintiva se facilitará y encauzará a través de talleres con los alumnos a partir de los tres años y formará parte del currículum académico de los alumnos desde primaria hasta la universidad.

Lo importante es la ausencia total de represión sobre las necesidades sexuales de los alumnos, La sexualidad se transforma en genitalidad, desvinculándose de cualquier tipo de relación amorosa. Esta puede coexistir o no. Lo importante es el placer y la atracción mutua. esta visión de la experiencia sexual tiene sus antecedentes en el Informe  Kinsey, H. Marcuse (“Eros y civilización”), W. Reich (“La función del orgasmo”) y el feminismo radical o hembrismo que pretende desplazar el heteropatriarcado por una imposición de la mujer sobre el hombre (no por la igualdad entre hombres y mujeres). No hay más que leer los escritos de la actual directora del Instituto de la Mujer, Beatriz Gimeno.

La familia: Hay que deconstruir el concepto de familia tradicional a la que consideran la fuente de todos los males educativos sobre la igualdad, además como el gran muro que se opone a la implementación de la ideología de género. Ya no hay familia, hay familias: tradicional (a destruir), monoparental, homoparental, etc.. Lo que se pretende es penetrar dentro de la familia tradicional para robarle cualquier derecho sobre la educación de sus hijos con las amenazas de la retirada de la guardia y custodia. Esto es lo que ha sucedido en países como Suecia, en donde hay casos donde se le ha retirado la guarda y custodia por considerar a los padres “excesivamente” creyentes o poco adherentes a la nueva ideología.

¿Afectaría al desarrollo socioemocional de nuestros hijos el que se les enseñen unos valores radicalmente opuestos en el centro escolar y en la familia?    

El desarrollo moral de nuestros hijos tiene consecuencias directas sobre su desarrollo socio-emocional configurando inevitablemente su control emocional, sus prácticas sexuales y el tipo de socialización. Por tanto dependerá de lo que deseemos como padres qué queremos que sean nuestros hijos en su adolescencia y vida adulta, para que en el ámbito familiar les vayamos inculcando con el ejemplo los valores que nosotros consideramos pertinentes.

Si en la escuela se le inculcan unos valores radicalmente opuestos a los del ámbito familiar, el niño crecerá en la incertidumbre, su visión y su mundo moral será inestable y fuente de conflictos permanentes que se traducirán, igualmente, en una inestabilidad social y moral. Por tanto, su autoestima familiar, social y emocional se verán gravemente afectadas. Igualmente, en la etapa de la adolescencia, en la que se construye a la autonomía, se consolidan los valores propios y entran en crisis los valores familiares. Es habitual que se acentúen los trastornos de conducta especialmente en el ámbito familiar, aparezca la promiscuidad como rebeldía y favorecida en los centros escolares a través de los contenidos de la ideología de género. Esta situación los hace especialmente vulnerables a las incursiones sexuales con personas adultas. Las relaciones entre iguales no se sustentan en el compromiso y el respeto, sino en la cosificación utilitarista y genitalizada entre los sexos.

Tenemos la experiencia acumulada de países que tiene implantada este tipo de educación afectivo-sexual desde hace décadas. No hay más que ver si, la situación que aquí se anticipa, se ha dado o no.

Por tanto, o vamos hacia el pensamiento único y aceptamos que los gobiernos de turno se metan en la mente de nuestros hijos, o estamos por la libertad y la diversidad y nos ocupamos los padres de su educación respetando lo obvio: que la sociedad en plural y debería seguir siéndolo.

Lea también:

SKOLAE: A propósito de la educación sexual en la escuela

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

QUINO
Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Diplomado en Metodología de Investigación y Epidemiología (EASP- U. de Granada)

Check Also

Qué ver en Italia

Spread the love obténgalo en PDF Italia es un destino turístico inmejorable. Algunas regiones italianas …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree - Estoy de acuerdo

Acepto la Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

y Politica de Privacidad ACEPTAR
Aviso de cookies