Divorcio: Mitos y realidades del Síndrome de Alienación Parental (SAP)

INICIO / TEMAS DE POLÍTICA, SOCIOLOGÍA Y RELIGIÓN / Divorcio: Mitos y realidades del Síndrome de Alienación Parental (SAP)
¿Qué pintan los hijos en medio del drama?

Divorcio: Mitos y realidades del Síndrome de Alienación Parental (SAP)

Spread the love

El Síndrome de Alienación Parental debería reconstituirse y cambiar de nombre debido a su sesgo y a su execrable historia

Joaquín Díaz Atienza- psiquiatra infantil

Este post surge como reacción al artículo “Un  fraude científico está detrás de la impunidad del abuso sexual infantil” de Tasia Aránguez Sánchez al que considero plagado de sesgos y verdades a medias que no describen la realidad del conflicto por la guardia y custodia de los hijos del divorcio. No podemos generalizar ni elevar a categoría  una situación tan variada y compleja fundamentándonos en casos aislados, sea el de “María no se va” o cualquier otro. Actuar de esa forma, metodológicamente, también es un fraude científico.

Dice la autora que escribe su artículo para denunciar el “mecanismo por el cual se ha infiltrado en nuestro sistema judicial una ideología reaccionaria, cercana a Voz…”. Cuando el sistema judicial introdujo el SAP, ni existía Vox, ni se le esperaba.  Tendría que contraargumentar en contra  de su argumentación que el SAP  intenta conceptualizar  una situación muy variada, y  no infrecuente, que aparece en los procesos de divorcio de parejas con hijos y que está caracterizada por el  marcado sufrimiento que se produce en la prole como consecuencia de la irracionalidad de unos padres atrapados en una relación mutua de odio. Un odio que los ciega racionalmente hasta el extremo de volverse absolutamente impermeables a cualquier argumentación profesional encaminada a salvaguardar el bienestar superior del menor.

¿Es el SAP un fraude científico?

El SAP lo describió en 1985 el psiquiatra Richard Gardner, un personaje siniestro, avaro, egoísta y pedófilo que terminó al servicio de los intereses del movimiento pederasta americano Amor Hombre/Niño NAMBLA (acrónimo de North American Man/Boy Love Association ). Asociación que, por cierto, mantiene públicamente mensajes apologéticos sobre la pederastia sin que el movimiento feminista, ni los gobiernos, tomen medidas para que su web sea clausurada.

El hecho de que el SAP lo incluya o no las Clasificaciones Internacionales (DSM 5, CIE 11) no dice nada, en principio, a favor ni en contra de que este síndrome pueda existir clínicamente. Lo que sí es cierto, es que nunca será admitido tal como lo planteó Gardner. La razón fundamental es que este psiquiatra se aprovecho de los frecuentes desacuerdos entre los padres, respecto a las medidas sobre la guarda y custodia, para defender a una serie de pederastas que previamente habían sido abusadores de sus hijos. Por tanto, para mí el SAP, tal como lo describió y sostuvo su creador, no existe. Considero que lo focalizó intencionadamente sobre la temática del abuso sexual y sobre la descalificación de todas las madres que denuncian abusos, basándose en el hecho de que alguna denunció falsamente. De aquí el gran apoyo que obtuvo de la NAMBLA.

 Entonces, ¿por qué se sigue manteniendo el SAP en determinados ambientes, sean judiciales o profesionales?. Aquí intentaré dar mi opinión que no deja de ser la conclusión de alguien que, desde antes de que se describiera el SAP, ya se enfrentaba a situaciones muy perniciosas para las salud mental de los hijos de padres en proceso de divorcio.

  1. Hasta hace escaso años la guardia y custodia era dada sistemáticamente a la madre. independientemente de si el divorcio fuera traumático o no. De si existieran denuncias o no.
  2. Esta medida ha sido un motivo de reivindicaciónes de bastantes padres, sin que recibieran atención por parte de los juzgados de familia, hasta que hace unos años se pone “de moda”, y a mi juicio de forma contraproducente, la guarda y custodia compartida casi sistemáticamente.
  3. No somos tan machistas los que opinamos que hay madres y padres excesivamente dolidos con la separación y que intentan, por todos los medios, vengarse de la pareja por la situación de divorcio. Un dolor que, en no pocas ocasiones, llega ser patológico en la medida que paraliza la razón, dominada totalmente por unas emociones absolutamente negativas.
  4. En situaciones tan extremas como las que he descrito, cualquier recurso está justificado para materializar la venganza. Y este sentimiento destructivo no es exclusivo de las mujeres, sino que también es observable en los hombres. Hablan mal a su hijos de la otra figura parental, aprovechan cualquier oportunidad (colegio, cuidados, alimentación, salidas y entradas, etc) para descalificarla y vilipendiarla. Lo hacen sin ningún tipo de miramiento delante de los hijos e intentan hacerlos copartícipes de sus opiniones, buscando su asentimiento.
  5. Los hijos, entre tanto, se sienten atrapados en un discurso con el que no siempre están de acuerdo, incluso sufren en silencio debido a que aún mantienen el apego con ambas figuras parentales. Dependiendo de la agresividad del discurso, de la presencia o no de amenazas, se vuelven temerosos e intentan no contradecir a la figura parental descalificadora, al precio de poner en riesgo su propia salud mental. En bastantes ocasiones, incluso, se presentan síntomas ansiosos y/o depresivos que la figura parental descalificadora interpretará, en su ceguera, como consecuencia de las visitas.
  6. He visto padres controladores, que han utilizado a sus hijos de policías para controlar la vida de su expareja y poniendo etiquetas destructivas a la madre. Hacen todo lo posible por impedir que su expareja rehaga su vida. He visto a madres que intentan exactamente lo mismo con respecto a su expareja. He visto a hijos (en masculino) que toleran que su padre conviva con una nueva pareja, en tanto que no se lo permiten a la madre bajo ningún concepto, entrometiéndose en la dinámica de sus padres, creando cizaña, incluso inventando historias, para impedirlo.

Las situaciones son tan diversas como diversas son las personas que se divorcian. Cuando la separación se produce en un clima de odio, de venganza, y de heridas narcisísticas, no es difícil encontrar a parejas que antepongan la necesidad de sentirse reparada o reparado, al bienestar de sus hijos. Para conseguirlo harán todo cuanto haga falta, incluso utilizarán a sus hijos, los instrumentalizan para hacer daño a la otra persona. Cualquier procedimiento es bueno, indistintamente de que sea ético o no, de que sea humano o no, incluyendo las denuncias instrumentales.

¿Esto puede llamarse SAP?. Me da igual. Lo que sí es una realidad, es la rrealidad que he descrito.

Por supuesto que hay machismo, también “hembrismo”. También es cierto que no todo padre es sospechoso por el mero hecho de ser hombre, como no todas las madres son buenas madres o son santas por el hecho de ser mujer. También es cierto que es nuestra obligación como profesionales educar para que las situaciones, siempre traumáticas, de divorcio se resuelvan de forma pacífica y siempre pensando en el bien supremos de los hijos.

Y como hoy es el Día Internacional de la Mujer quiero felicitarlas con este vídeo

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Diplomado en Metodología de Investigación y Epidemiología (EASP- U. de Granada)

Check Also

¿Qué significa la cuaresma y qué se le pide a los cristianos?

Spread the love obténgalo en PDF El Miércoles de Ceniza comienza la Cuaresma para los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree - Estoy de acuerdo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

y Politica de Privacidad ACEPTAR
Aviso de cookies