INICIO / TEMAS DE EDUCACIÓN y CASOS CLÍNICOS / LORENZO MILANI: UNA PEDAGOGÍA POSIBLE Y NECESARIA PARA LOS MÁS POBRES

LORENZO MILANI: UNA PEDAGOGÍA POSIBLE Y NECESARIA PARA LOS MÁS POBRES

Joaquín Díaz Atienza

Mi experiencia como psiquiatra infantil en la sanidad pública, y mi especial interés por los niños/as con dificultades en el aprendizaje escolar, me han dado la gran oportunidad y satisfacción de conocer a Lorenzo Milani, pedagogo y sacerdote nacido en Florencia en 1923 y muerto en Barbiana 1967.

Lorenzo Milani nace en una familia de clase alta y culta. Fue bautizado por conveniencia (su madre era judía y el fascismo se encontraba en alza en Italia). Su interés por el arte le lleva a interesarse, igualmente por el religioso lo que produce su “conversión real” al catolicismo, siendo ordenado sacerdote en 1947. Se le asigna la parroquia de San Donato en Calenzano (Florencia) como coadjutor.

Es precisamente en esta parroquia en donde constata que sus sermones no son comprendidos por los feligreses debido a su pobre vocabulario. Aquí se percata también del estrecho vínculo entre ignorancia y clase social, en concreto entre incultura y pobreza. Fue esto último lo que dio pié a su compromiso con los más pobres y se propone, como tarea prioritaria y pastoral, incrementar la cultura de sus parroquianos. Con esta finalidad crea la Escuela Popular de San Donato con un enfoque claramente crítico con la escuela oficial de su tiempo y con el objetivo de minimizar las desastrosas consecuencias sobre sus feligreses de la escuela pública. Las clases se daban por la noche y durante los fines de semana.

Fundamentación de la pedagogía de L. Milani.

Todas las personas, excepto casos y situaciones particulares, nacemos biológicamente iguales, siendo la sociedad la que nos va situando entre los ricos o los pobre, entre los favorecidos o los empobrecidos. Los favorecidos, la burguesía y la aristocracia, mantienen sus privilegios a través de una amplia variedad de instrumentos sociopolíticos y de control, entre otros, la educación.

Milani propone una pedagogía liberadora de la pobreza cultural frente a la burguesa que mantiene una pedagogía a su servicio, acentuando cada vez más las diferencias entre pobres y ricos. Para Milani el fracaso escolar es consecuencia de la pedagogía burguesa, diseñada para mantener sus privilegios, para la burguesía el fracaso escolar es el resultado de las diferencias naturales, es un problema derivado de la diferencias en cuanto a coeficiente intelectual, de capacidad, y no de la ausencia de igualdad de oportunidades.

En definitiva, la pedagogía burguesa es selectiva, competitiva y clasista, no pone las mismas herramientas pedagógicas para todos, ya que no tiene en consideración el que no todos los alumnos parten con, ni mantienen, las mismas condiciones. La pedagogía burguesa tolera y justifica el fracaso escolar, ya que lo importante es mantener sus privilegios académicos.

Este planteamiento, a primera vista excesivamente radical y superado, aún aceptando que las condiciones escolares han cambiado, que las posibilidad de acceso a la escolaridad obligatoria es universal, que lo medios técnicos han revolucionado la didáctica, sus directrices siguen estando vivas. La educación es universal y obligatoria; teóricamente, toda la población está escolarizada; por tanto, podría deducirse que existe un escenario académico en donde existe la igualdad de oportunidades. Por contra, nada más falso que esta apariencia de justicia socioeducativa: los niños pobres, por el mero hecho de serlo, ya no parten con las mismas posibilidades, sus familias tampoco están en las mismas condiciones de igualdad para ayudar académicamente, y motivadas por la cultura, que las familias burguesas. Aún más profundo, los alumnos pobres interiorizan unos valores y unas prioridades vitales que no son precisamente incrementar el conocimiento en abstracto, que es lo que oferta la escuela pública.

Milani propone su pedagogía liberadora en dos libros: uno colectivo, “Carta a una maestra” y el denostado por la iglesia oficial y por los políticos de la democracia cristiana, “Experiencias pastorales”.

Principios de la praxis pedagógica milaniana

La pedagogía milaniana ha sido alabada y repudiada por utópica, inapropiada y superada por otras corrientes más modernas. Muchos sostienen su rechazo en una intencionada malinterpretación del párrafo siguiente: “para que el sueño de la igualdad no siga siendo un sueño, os proponemos tres reformas:

  1. No hacer repetidores
  2. A los que parecen tontos, darles clases a tiempo pleno.
  3. A los vagos basta con darles una motivación”

Para cumplir este objetivo, Milani propuso varias medidas

a) la doposcuola o doble escuela. Es decir, la supresión de los tiempos no útiles (no recreo), no vacaciones y aprovechar los veranos para el aprendizaje de idiomas. Milani solía decir que la lengua se ha utilizado como el muro que mantiene las sagradas fronteras de las patrias, muro sólo superable por el aprendizaje de los idiomas.

b) Gran importancia al lenguaje y a la palabra. Para ello se realiza la lectura del periódico diariamente y de una forma didáctica y crítica; lectura de la constitución; lectura e interpretación de los contratos de trabajo; la lectura colectiva; invitaban periódicamente a conferenciantes para profundizar en temas más especializados; clases entre los alumnos (los más aventajados ayudaban a los presentaban dificultades); lectura del evangelio, aunque no con una finalidad catequética.

Milani solía decir que “contra al vago no motivado, se le hacía sentir el primero de la clase”, “he prendido que el problema de los demás es también el mío”.

d) El Lenguaje es el sustrato sobre el que se sustenta el aprendizaje. El lenguaje da fuerza al pensamiento, retroalimentándose ambos durante el proceso de aprendizaje. El mayor obstáculo que encuentra el educador de las clases pobres es la pobreza del lenguaje. Decía Milano que los pobres no siente motivación por el aprendizaje de la lengua debido a que no han descubierto su poder para transformar, construir y doblegar el futuro. Cuando el lenguaje no se domina suficientemente, somos incapaces de expresarnos y de comprender a los demás. El educador debe enseñar la lengua, instrumento imprescindible para la reflexión y para la acción.

Metodología pedagógica milaniana.

Es este apartado sigo las ideas del profesor Gonzalo Serna Alcántara (1) ya que, en mi opinión, estructura bastante bien el método utilizado por Lorenzo Milani. Refiere que el método milaniano se sustenta en tres principios: sería de inspiración socrática, enseñanza mutua y trabajo en equipo, definición de un profesorado comprometido con los pobres y, finalmente, unos fines claros de lo es la educación.

Con respecto a la inspiración socrática, sostiene que la metodología milaniana está basada fundamentalmente en el diálogo y la inducción, para conseguir que los alumnos tomaran conciencia de su propia ignorancia utilizaba la ironía y la mayéutica. Esto es sólo posible si en los alumnos se dan la humildad, la valentía, la confianza, la esperanza y el pensamiento crítico.

Con respecto a la enseñanza mutua y el trabajo en equipo, Milano parte de la convicción de que todos tenemos algo que enseñar y algo que aprender, hay que respetar los ritmos individuales. Despertar la conciencia de persona: pasar de ser un objeto a formar parte del grupo.

El papel del profesor la contemplaba desde una posición clasista, es decir como defensor de los más pobres, aunque esta posición de clase la presentó sin contenido frentista, ya que en todo momento evitó el enfrentamiento. Repetía que la mejor herramienta para superar el odio era la educación. Es partidario de la radicalidad en la crítica a las instituciones y los profesores que sacrifican la vocación por el rol funcionarial.

A modo de resumen, habría que preguntarse si la pedagogía y los procedimientos docentes que propone Lorenzo Milani son aplicables en la actualidad o no. Yo respondería que, si alguien tiene dudas sobre ello, debería visitar ese cuarto mundo del extrarradio de cualquier ciudad, observar las instituciones escolares, la asistencia al colegio, los contenidos que se enseñan, las exigencias y objetivos académicos. Tras la visita que propongo, todos verían, como se dice ahora en mercadotecnia, “un nicho de oportunidad de pedagogía barbiana”.

(1) Serna Alcántara Gonzalo. La pedagogía al servicio de los pobres: actualidad de Lorenzo Milani. Didac 46: 18-22, Otoño, 2005

4,810 total views, 7 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

La sexualidad ha muerto, ¡Viva la genitalidad!. Sin barreras de edad, de sexo, de especie, de filiación

Padres e hijas, madres e hijos, padres con hijos, madres con hijas, viejos con niñas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies