Respuesta a la carta de una adolescente con anorexia nerviosa preocupada y a su familia - BLOG DEL DR. JOAQUÍN DÍAZ ATIENZA

INICIO / BIOÉTICA CLÍNICA Y SOCIAL / Respuesta a la carta de una adolescente con anorexia nerviosa preocupada y a su familia
Carta de una adolsecente con anorexia nerviosa

Respuesta a la carta de una adolescente con anorexia nerviosa preocupada y a su familia

Me dices que no te soportas; que tu cuerpo no te gusta; que, cuando te miras al espejo, refleja una imagen insoportable y repugnante; que has decidido darle la vuelta a tanto sufrimiento;  que deseas tener un cuerpo perfecto. Para ello, vas a incrementar el ejercicio físico, vas a comer alimentos sanos, es decir, menos calóricos. A esto se añade el hecho de lo mucho que sufres por algunos comentarios de tus amigas sobre tu peso y es que, efectivamente, cuando las observas te das cuenta que eres la más, o casi,  rellenita del grupo (aunque, mides y pesas los mismo, incluso menos que alguna de ellas).

Primeros pasos

Has visitado algún foro, alguna web o grupo de WhatSapp y  has conseguido algunos trucos para hacerlo; que te resultará fácil con tu fuerza de voluntad y, más aún, si consigues engañar a tus padres. Estás algo temerosa debido a que, tal vez,  podrían darse cuenta. Por ello, lo mejor será ausentarte durante las comidas familiares cuantas veces puedas y sin levantar sospechas.  Les dirás que hoy has comido en casa de una amiga o que no tienes hambre debido a alguna molestia de estómago…  Me dices que ya irás inventándote cuantas excusas puedas para evitar esos momentos que vives como un auténtico peligro para conseguir ese cuerpo perfecto con el que te has comprometido.

Me dices, igualmente, que beberás agua cada vez que te lleves algo de comida a la boca; que, con cualquier excusa, dirás que ya no te apetece comer más, que no te sientes bien y te irás a tu habitación para realizar ejercicio. Sin embargo, tus padres están con la mosca detrás de la oreja, así que te has planteado vomitar, aunque aún te da miedo.

Has comenzado a criticar el menú habitual de tu familia y le comunicas que deseas tener un menú más sano a base de verduras, incluso has decidido ser vegetariana. Buscas información sobre ello para defenderte frente a las críticas de tus padres.

Me comentas que ya casi vas consiguiendo imponerte: comida saludable, restricción de algunas comidas, especialmente los desayunos, las aperitivos de media mañana y la merienda. Has conseguido que el poco pan que ingieres sea integral, que las grasas  hayan desaparecido prácticamente de tu dieta, igual que ha sucedido con los hidratos de carbono. Que no lo llevas mal, aunque hay momentos en los que el hambre te tortura y que los vas solucionando cada vez más con la ingesta de agua y tu fuerza de voluntad.

Las comidas se han transformado en un frente de batalla, en los que tú argumentas lo bien que lo haces y que tus padres exageran. Lloras, protestas y ellos se consuelan si, de vez en cuando, aceptas algún extra, es una pequeña derrota que resuelves haciendo más ejercicio, si no es que ya has decidido vomitar. Tu estrategia va dando sus frutos día a día.

Te pesas diariamente, incluso varias veces al día, me escribes. Observas con satisfacción que tu peso disminuye. Aún más, ya no sientes apenas hambre y te resulta más fácil enfrentarte a las restricciones alimentarias que te has impuesto. Solo un pequeño problema, ¡este mes no has tenido la regla, te encuentras más nerviosa y obsesionada! y no es que te preocupe excesivamente, pero tu madre podría darse cuenta y seguro que consultará con el médico.

Segundos pasos

Ha sucedido lo que más temías. Tu padres consultan en el centro de salud, te piden una analítica, te preguntan sobre tus comidas, niegas rotundamente que te suceda nada, ¡solo algunas molestias de estómago y algunos mareos ocasionales!,  te pesan, la regla, tu tensión arterial… comunican a tus padres que tienes una anorexia nerviosa. Lo niegas todo, cuestionas el criterio del médico… prometes a tus padres que en adelante harás cuanto quieran para demostrarles que ha sido un error. Sin embargo, tu promesa solo ha durado algunas horas. La comida te ha devuelto a la realidad… tras un durísimo esfuerzo, consigues comer un poco más…Tus padres se siente aliviados.

Te has vuelto irritable. No terminas de verte como deseas y la situación se ha vuelto insostenible. Tus mejores amigas te hacen preguntas que te molestan, no terminas de decirle toda la verdad, algo que te sorprende a ti misma. Comienzas a verlas cada vez menos, encerrándote en ti misma y en tu habitación. Me dices que estás muy ambivalente con lo que haces porque tienes la seguridad de que la situación se te ha ido de las manos. Ya no duermes como antes, tu irritabilidad causa contínuos enfrentamientos con tus padres, mientes cada vez más…. ves que no hay retorno pero ¡por nada del mundo darás marcha atrás, antes prefieres morir!.

¿Comienzo del final?

Vuelta al centro de salud. El médico se alarma y te derivan a salud mental. Me preguntas qué sucederá ahora…. Te invito a que leas esta web y verás lo que pierdes, o lo que ganas, si en adelante no sigues esos consejos que te darán los profesionales, aunque los veas imposibles… Es el único camino para no quedarse atrapada, de por vida, en un infierno que hipotecará tu vida, tus sueños, tu ser como persona.

561 total views, 3 views today

ACERCA DE JOAQUIN DIAZ ATIENZA

Licenciado en Medicina y Cirugía y Doctor en Neurociencias por la U. de Granada Psiquiatra por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Psiquiatra Infanto-juvenil por la U. Pierre et Marie Curie - Paris; Master en Bioética; Master en Psicobiología y Neurociencia Cognitiva; Psicoterapeuta

Check Also

Base molecular de la Disforia de Género: Receptores de andrógeno y estrógeno

obténgalo en PDF Científicos españoles confirman la participación de los andrógenos y estrógenos en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree - Estoy de acuerdo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

y Politica de Privacidad ACEPTAR
Aviso de cookies